La-risa-del-caiman-Juan-Downey


Breve reseA�a de la historia del videoarte en Chile
Curado por NA�stor Olhagaray

DuraciA?n total: 130′

Los aA�os setenta

Lo primero fue Juan. De formaciA?n arquitecto, durante los aA�os setenta viviA? entre Nueva York y Chile. Con la apariciA?n en el mercado de la Sony portapak, es decir, el primer sistema de registro audiovisual electrA?nico portA?til (en oposiciA?n a los equipos estacionarios de la televisiA?n), Juan comprende que cualquiera podA�a disponer y apropiarse de aquel sistema y que no estaba frente a una simple versiA?n electrA?nica de la cinematografA�a, sino que se trata de otro medio, otro sistema de escritura que poseA�a sus propias vocaciones. Hay dos videos de Juan Downey que ilustran una nueva actitud frente al dispositivo audiovisual. Por un lado Shifters, donde despliega la lA?gica del mixer y la fusiA?n a��ya inaugurada por Nam June Paik en su famosa pieza Global Groove. El otro es La sonrisa del lagarto donde Juan participa de otra tendencia que hoy en dA�a ha cobrado bastante vigencia: se trata de convertir al artista en el protagonista del video, en poner en escena el sujeto de la enunciaciA?n.

Los aA�os ochenta

El arte del video. En estos aA�os se da el inicio definitivo de la apropiaciA?n de la cA?mara de video como prA?tesis del cuerpo, o simplemente, un instrumento de escritura subjetivo. Carlos Altamirano artista chileno: en el aA�o 1981 realiza una performance consistente en grabar su propia carrera, como cA?mara subjetiva, entre dos instituciones emblemA?ticas, ambas alteradas por el rA�gimen militar. El Colectivo Accion De Arte (CADA), que reA?ne a artistas visuales como Lotty Rosenfeld y Juan Castillo, a la literata Diamela y al poeta RaA?l Zurita entre otros, irrumpe como un colectivo que genera una serie de acciones que son registradas en video. Y al mismo tiempo Eugenio Ditborn abordarA? de manera rigurosamente estructurada una obra de video consistente en varios trabajos.

Por otra parte, los aA�os ochenta estA?n marcados especialmente por el espacio que abrieron los Festivales Franco-chilenos de video Arte. En mi opiniA?n, el estimulo mA?s grande para desarrollar y afianzar la prA?ctica del videoarte en Chile. Es asA� como tuvimos la oportunidad de conocer a la mayorA�a de los grandes artistas franceses de aquella A�poca; cada una de estas visitas fueron las mejores enseA�anzas para vitalizar una cultura y una estA�tica del video. Los artistas chilenos que les correspondiA? realizar en Francia su a�?Carnet de voyagea�? fueron: Juan Forch, Francisco Vargas, Magali Meneses, Francisco FA?brega, Francisco ArA�valo, Marcela Poch, Patricio Pereira, Claudia Aravena, Gerardo Silva .

Los aA�os noventa

El video arte. Se caracterizan especialmente por la irrupciA?n de una nueva generaciA?n, ilustrada esencialmente por el artista Guillermo Cifuentes. En el aA�o 1993 se crea la primera versiA?n de las Bienales de Video y de Artes ElectrA?nicas (hoy de Video y Artes Mediales) que consolidaron un espacio de difusiA?n y experimentaciA?n logrando que el video entre definitivamente en la escena artA�stica. Guillermo Cifuentes y Claudia Aravena forman parte de aquellos nuevos artistas que irrumpen en la escena gracias a su labor vanguardista.

Los aA�os dos mil

El video de artistas. Alrededor del aA�o 2000 ocurren, a mi parecer, dos fenA?menos que de alguna manera cambiarA?n la presencia del video en el espacio del arte. Una es la definitiva digitalizaciA?n del video, lo que conlleva un mayor acceso a su tecnologA�a y en conclusiA?n un mayor numero de usuarios, que ademA?s aprovechan la baja de precios y harA?n del video su instrumento de escritura. Por otro lado, la tendencia del arte contemporA?neo a trabajar en los entornos socio-polA�ticos, lo que desarrollarA? toda una tendencia documentalista. El video en este dominio casi no tiene competencia. Es el caso de Edgar Endress, que a travA�s de una investigaciA?n poA�tica, nos conduce por los caminos de la idiosincrasia de los pueblos latinoamericanos.
NA�stor Olhagaray, Curador invitado

Shiffter
Juan Downey
1984
28:10a�� / color / sonido

Como The Looking Glass e Information Withheld, Shifters explora diferentes formas de interpretaciA?n. Y, justamente como Information Withheld, Shifters trata con varios medios y niveles de comunicaciA?n y concierne especA�ficamente las diferencias entre signo, sA�mbolo, A�cono y un a�?shiftera�� (embrague). AquA�, Downey adapta la explicaciA?n del psicoanalista francA�s, Jacques Lacan, del a�?shiftera��: a�?designa al sujeto de la enunciaciA?n pero no lo significa.A? Shifters `desmantela el mA�todo narrativo`. EstA? inspirado en anA?lisis lingA?A�sticos y una vez mA?s incluye una prominente contribuciA?n del historiador de arte Leo Steinberg. El tape consiste en cinco temas distintos pero superpuestos: Egipto, NapoleA?n, cientA�ficos, el maltrato (ficticio) de un gato y el melodrama clA?sico de Calderon La Vida es SueA�o. Como en los otros tapes de la serie The Thinking Eye, Downey utiliza un abordaje semi-documental para explorar la memoria personal y colectiva.

La risa del caiman
Juan Downey
1979
27 min, b&w and color, sound

La risa del caimA?n es parte de la serie a�?Video Trans Americaa�� que comenzA? en 1971 y que consiste en mA?s de 30 tapes e instalaciones. Debido a la muerte prematura de Downey en 1993, la serie nunca serA? completada. Aparte de su orientaciA?n antropolA?gica, Video Trans America es tambiA�n el intento de Downey de obtener una comprensiA?n profunda de sus raA�ces latinoamericanas. La risa del caimA?n fue realizada mientras Downey vivA�a con los Yanomami del Amazonas. El documental tradicional frecuentemente crea la impresiA?n de que la cA?mara de cine o video es un ojo objetivo que captura la realidad. Sin embargo, el posicionamiento de la cA?mara (y su misma presencia) influye inevitablemente en lo que es presentado en la cinta. Downey en ninguna forma intenta generar un retrato a�?objetivoa�� de los Yanomami. En cambio, permite que su propia presencia y la del equipo de video haga una importante contribuciA?n a la forma y el contenido de su trabajo. AquA�, los Yanomami (que no son naif cuando son confrontados con imA?genes) entran en diA?logo con su propia imagen. Sin embargo, esto no sucede antes de ser convencidos de que la cA?mara, que la interpretan potencialmente como un arma, no puede lastimarlos a ellos ni a sus muertos. El resultado de este encuentro es al mismo tiempo excitante y fascinante. Downey tambiA�n describe los orA�genes mitolA?gicos de los Yanomami: el caimA?n que rA�e de quien se le roba el fuego, para que el hombre pueda sobrevivir. Downey introduce una dimensiA?n extra a travA�s de un sutil entrecruzamiento de material documental con imA?genes autobiogrA?ficas.

Artista visual chileno
Carlos Altamirano
1981, Chile.

En el aA�o 1981 el artista visual Carlos Altamirano realiza una video performance, quizA?s el primer videoarte realizado en Chile, consistente en grabar su propia carrera, en un maratA?nico recorrido con cA?mara en mano y grabador anexo en formato VHS, desde el Museo Nacional de Bellas Artes hasta las escaleras de la Biblioteca Nacional. En un intento de dar cuenta del contexto que se vivA�a en esa A�poca entre dos instituciones emblemA?ticas, ambas alteradas por el rA�gimen militar. La obra se tA�tulo “Panorama de Santiago”.

Una milla de cruces sobre el pavimento
Lotty Rosenfeld
1979, Chile.

Lotty Rosenfeld, una de las integrantes del grupo CADA, otorgarA�a al video una participaciA?n mA?s relevante en sus acciones al planificar una en la cual el registro de lo efectuado (intervenciA?n con telas blancas de las lA�neas del pavimento en una calle de Santiago, formando una hilera de cruces de 1.700 metros de longitud, realizada en diciembre de 1979) serA�a proyectado en la misma calle (avenida Manquehue entre Los Militares y Avenida Kennedy) seis meses despuA�s, provocando una nueva intervenciA?n que hacA�a las veces de eco de la primera. La proyecciA?n se realizA? mediante dos monitores gigantes de video y una pantalla de cine de 20 metros cuadrados y durA? tres horas a partir de las ocho de la noche. La acciA?n recibiA? por tA�tulo Una milla de cruces sobre el pavimento.

Tomado del U-Matic, Historia del video en chile. http://www.umatic.cl/histch8.html

Historia de la FA�sica
Eugenio Dittborn
1982

ComuniA?n
Guillermo Cifuentes,
1997, Chile.
14a�?

Sobre la reediciA?n de fragmentos de la reconstrucciA?n de escena en a�?el caso degolladosa�?, ComuniA?n se concentra en la cuestiA?n de la reconciliaciA?n y su validez como eje de construcciA?n histA?rica y de posicionamiento individual ante la complejidad irreductible de una Historia escrita con y sobre cuerpos concretos.

11 de Septiembre
Claudia Aravena
2002, Chile.
5:30a�� / video / color / sonido

11 de septiembre de 1973, golpe militar en Chile. El video explora sobre la transexualidad de la memoria, mediante una implA�cita crA�tica a los medios de masa y su representaciA?n de la violencia. La fisura entre estos dos aspectos y la fractura memoria presente y pasado histA?rico son el punto de encuentro de este video.

a�?a��El video de Claudia Aravena parece moverse constantemente sobre la base de una pluralidad de niveles; en una plano de superficie estA?n las imA?genes: los aviones, el fuego y la arquitectura que se desmorona, una vez en NY y otra vez en Santiago. En un plano de diferente constituciA?n estA? la voz que susurra, que abre la ausencia de una materialidad, de un cuerpo que a su vez es opacado por las imA?genes siendo al mismo tiempo la condiciA?n de su existencia relacional. Como elemento comunicacional entre estos dos niveles estA? la intertextualidad a�� entiendo texto en un sentido discursivo (como portador de un discurso no necesariamente hecho de palabras) a�� con Hiroshima mon amour de Alain Resnais. Como Resnais, Aravena mezcla materiales disA�miles, como en Hiroshima mon amour en 11 de septiembre se abre la posibilidad de construcciA?n de una arquitectura de la memoria: un lugar cuyas reglas de constituciA?n y funcionamiento sA?lo se encuentran en sA� mismo. TambiA�n esta la imagen de dos cuerpos y la voz que repite las palabras de Marguerite Duras, que hablan del recuerdo, de una piel que hace recordar otra piel, de un amante que se confunde con otro. El juego de la diseminaciA?n de la memoria aparece como el rizoma de Deleuze y Guattari; sus posibilidades son infinitas.

La fragmentaciA?n de este conjunto de imA?genes y su reunificaciA?n en la poA�tica del video dificultan la distinciA?n de pA?blico y privado, construyendo vinculaciones y relaciones que no se agotan en el juego oposicional de dos esferas. MA?s que bien se indica una complejidad, un entramado que debe ser reinventando fragmento a fragmento, armA?ndose un puzzle cuyas piezas no encajan jamA?s a la perfecciA?n.

Andrea Kottow

Maldito amor
Luis Huerta

Indocumentado
Edgar Endress
2005
10a��

Edgar Endress naciA? en Osorno en 1970, estudio en Arcos en Santiago de Chile. Obtuvo un Master en la Universidad de Syracuse en los Estados Unidos, actualmente vive en Washington, donde es profesor en la Universidad Jorge Manson de Fairfax.

Pensada como video instalaciA?n, recurre a una granulada textura en blanco y negro que subraya la verdad documental de un suceso que apareciA? en los diarios en 2004 y que es narrado por la voz del autor. Un ciudadano peruano, JosA� Segundo Paredes Rubio, intenta traspasar la frontera norte con Chile y muere en el intento. Es la historia de su periplo. La frontera es un tA?pico que harto interesa a Endress, que trabajo sobre el tema en MA�jico e Israel. El valor trasmutador del arte convierte a una simple noticia periodA�stica, que podrA�a estar en una pagina policial, en un sublime relato sobre la testarudez y la esperanza ante un destino trA?gico, con una mirada piadosa tanto sobre las victima como sobre el victimario. SegA?n Endress a�?Indocumentadoa�? funciona como sinA�cdoque de su visiA?n de LatinoamA�rica, Una recurrente historia de marginales zambullidos en una AmA�rica nA?made y brutal, con la locura, la religiA?n el poder militar como contexto. La posibilidad de salir del anonimato para eternizarse una vez mA?s en el proceso creativo, un ejemplo de un arte comprometido, aunque no panfletario sobre estas venas siempre abiertas de nuestro continente.
Graciela Taquini

Brisas
Enrique Ramirez

La brisa del viento que pasa por mi cara, que pasa por tu cara, la bala en la cabeza, la sangre pegada en el techo.

A?CA?mo volver a mirar la historia? A?CA?mo regresar?

NacA� en el aA�o 1979, seis aA�os despuA�s del golpe militar en Chile. CrecA� con la dictadura, en los brazos de mi madre. Me dijo que, paradA?jicamente, fue el periodo mA?s feliz. Estaba detrA?s de un muro, protegido de todo. Tan pronto como crecA�, mi madre se dio cuenta que no era otro periodo de Chile de larga y aguda precariedad y vulnerabilidad de la vida, soy una parte de esta historia, una inundaciA?n de contradicciones.