Exposición | CONTAR EL MUNDO

Artistas: Lucas Bambozzi / Claudia Joskowicz / Pablo Lobato / Arthur Omar / Enrique Ramírez

Curadora: Gabriela Golder

¿Dónde nos colocamos para entender el mundo? De una u otra manera, cada uno de nosotros desea encontrar estrategias para ordenar el mundo, dar cuenta de sus estructuras para intervenir sobre ellas. Pero no es posible salirse del mundo para esto. Solo situarse en alguno de los infinitos lugares, puntos de vista, para asirlo, vivirlo, decirlo. Encontrar un lugar desde donde contar el mundo, construir un mejor lugar para vivir.

Dos perspectivas abordan las obras reunidas en esta exposición, dos posibles modos de ordenar el mundo: desde adentro, entre cuerpos y figuras, entre el comienzo del gesto y la quietud; o desde más allá, desde la distancia, a partir de la construcción de elementos simbólicos y del protagonismo de la palabra.
Entre ellas, un lugar de pasaje.

¿Existe todavía una forma posible cuando se pierde el lugar? (Virilio)

Las obras que conforman esta muestra generan un diálogo entre diferentes modos de abordar la relación con el mundo.

Dentro del mundo
(Inscribirlo)

“Las imágenes, los cuerpos y las luchas forman parte de una misma dinámica”. (Hito Steyerl)

Pensar desde la imagen. En el comienzo está el movimiento. El comienzo del movimiento y las imágenes develadoras.

Es posible en estas imágenes percibir la respiración de la cámara, de aquel que mira, de aquel que es mirado. ¿Quién mira a quién? Como si fuera posible dejar de ser imagen para convertirse en cuerpo.

El artista está dentro de la escena. Su cuerpo inmerso, su mirada activa. En aquel momento, todo lo ve, todo lo escucha. Y en ese atravesar horizontal y vertical de ese tiempo da a luz a la imagen instante y a la imagen memoria. Esto sucede ahora y desde siempre. Ver por primera vez, ver muchas veces.

Hay animales, hay hombres. Cuerpos mojados, transpirados, urgentes, resistentes, agotados. Los cuerpos observados ocupan el espacio, son imagen, son poro, son líquido. Los cuerpos hacen la historia.

De este modo, se genera el espacio de reflexión dentro de la imagen, pero también entre la imagen y su contexto, entre los unos y entre los otros. La mirada descubre intersticios y construye posibilidades.

Un lugar de pasaje
(en tránsito)

Allí estaban ellos, dignos, invisibles. (T. S. Eliot)

De urgencias, de esperas, de encuentros y despedidas. Entre un lugar y otro, ese no lugar. Una posibilidad entre luz y oscuridad, entre memoria y olvido, entre renuncia y resistencia.

No existe lugar adonde ir, y sin embargo.

Más allá, leer al mundo
(Darle forma)

“Es falsa la historia que nos enseñaron”. (Proclama en La hora de los hornos, el Grupo Cine Liberación).

Pensar desde el relato. Dar forma con la palabra.

Hacer frente a las huellas dejadas por la historia y proponer modos de concebir un lugar desde la ficción abordando cuestiones como identidad, memoria y territorio. Hay un relato que construir. La enunciación está fuera. Una ficción, una mirada calma y memoriosa que atraviesa instantes del pasado reciente y los vuelve universales.

Desplegar la historia para dar testimonio de una experiencia en el mundo haciendo hincapié en los hiatos que se producen en la narrativa cuando se toman los acontecimientos fuera de su contexto original.

Lugar de encuentro entre pasado y presente. A través de lo alegórico, las obras se apoyan en momentos de tensión para explicar el mundo a través del relato y generan espacios imaginarios en los cuales se pone en evidencia la ficción.